Rusia urge a los medios a no confiar en la información errónea sobre los acontecimientos en Siria

El portavoz presidencial ruso Dmitry Peskov ha pedido a los medios que no se guíen por “datos distorsionados” en relación con los informes sobre cientos de rusos supuestamente asesinados en Siria.

“Instamos [a todos] a que no se guíen por información errónea, intencional o no, y tengan cuidado con la descripción de dichos incidentes potencialmente importantes para no ser cautivados por datos distorsionados”, dijo el portavoz del Kremlin en comentarios sobre informes de hasta doscientos rusos presuntamente asesinados en la provincia siria de Deir ez-Zor el 7 de febrero por parte de la Coalición de Estados Unidos.

Debido a la falta de datos específicos sobre el tema, Peskov dijo que no entendía la pregunta de un periodista que preguntó si era posible o no declarar el duelo por una gran cantidad de rusos supuestamente asesinados en Siria el 7 de febrero. Señaló que el Kremlin no tenía información específica, lo que permitiría sacar conclusiones sobre el número de rusos en Siria. “No se puede descartar que los ciudadanos rusos puedan estar en territorio de Siria”. No son militares rusos, eso es todo lo que podemos decir, pero, de todos modos, nuestros ciudadanos siguen siendo ciudadanos rusos, pase lo que pase”, concluyó.

Una fuente en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia dijo anteriormente a TASS que los informes sobre docenas y cientos de ciudadanos rusos presuntamente asesinados en Siria eran información errónea.

La semana pasada, la cadena de televisión CBS informó que las fuerzas progubernamentales sirias, que presuntamente atacaron la sede de las Fuerzas Democráticas Sirias (SDF) respaldadas por Estados Unidos en la provincia siria de Deir ez-Zor el 7 de febrero, incluían ciudadanos rusos. La coalición liderada por Estados Unidos lanzó un ataque aéreo contra estas fuerzas progubernamentales.

El Ministerio de Defensa ruso dijo anteriormente que los milicianos sirios fueron atacados por la coalición el 7 de febrero debido a acciones que no habían sido coordinadas con el Ejército ruso. El incidente dejó a 25 milicianos heridos. No hay militares rusos en el área, destacó el ministerio.

TASS