Co-presidente de Afrín: ‘Llamamos al ejército sirio para protegernos’

A pesar de que Ankara aseguró al gobierno sirio que su operación en Afrín apunta a proteger exclusivamente la seguridad turca, Damasco ha condenado firmemente la campaña militar como un ataque a la soberanía del país.

El copresidente de Afrín, que fue proclamado unilateralmente por el Partido de la Unión Democrática Kurda (PYD) en el norte de Siria, Hevi Mustafa, en una entrevista con la rama turca de Sputnik negó los informes de los medios sobre las negociaciones de la transferencia del distrito a las tropas del gobierno sirio.

“Toda esta información sobre las negociaciones sobre la rendición de Afrin a las autoridades sirias es falsa. Los ataques a Afrin se producen porque no tenemos la intención de transferir este territorio al régimen sirio.

Según Mustafa, los representantes del PYD hicieron un llamamiento al Ejército sirio para que tome parte en la protección de Afrín de las Fuerzas Armadas Turcas que han estado llevando a cabo una operación allí desde el 20 de enero.

“Llamamos a las fuerzas del gobierno sirio para proteger Afrín. Hemos estado luchando por la unidad de Siria desde hace 6 años. Las autoridades sirias afirmaron que rechazarían el ataque de Turquía, si ocurriera. Por lo tanto, cuando comenzaron los ataques turcos, hicimos un llamamiento al liderazgo de Siria para que hablara en defensa de Afrín, que es parte del Estado sirio. ¿Por qué las autoridades sirias guardan silencio sobre Afrín? Estamos llevando a cabo negociaciones diplomáticas para poner fin a los ataques a Afrin, pero hasta ahora no han dado resultados”, dijo.

Desde el 20 de enero de Turquía ha estado llevando a cabo una operación militar en Afrín (Siria), un área que está controlada por las milicias del YPG y las SDF apoyadas por Estados Unidos, que Ankara considera que está vinculado con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), que ha estado librando un conflicto armado en Turquía buscando la autonomía y la igualdad de derechos para los kurdos en el país.

Damasco ha condenado firmemente la operación como un asalto a la soberanía de Siria. Moscú, a su vez, instó a todas las partes a que actuaran con moderación y pidió respeto por la integridad territorial de Siria.

Sin embargo, las autoridades turcas han enfatizado que su campaña militar está dirigida exclusivamente a asegurar las fronteras del país en medio de la amenaza terrorista. Según Ankara, el Ejército turco y sus aliados rebeldes del “Ejército Libre Sirio” no combatirán a Damasco durante la campaña, que se lleva a cabo con respeto a la integridad territorial siria.

La campaña militar turca en Afrín y regiones cercanas se puso en marcha después de los EE.UU. anunciaran sus planes para entrenar una fuerza fronteriza de 30.000 personas en el norte de Siria en su mayoría combatientes del YPG, que son considerados como terroristas por Ankara. La acción de Washington fue duramente criticada por Turquía, con el presidente Erdogan amenazando con “estrangular” al “ejército terrorista”. Una semana después del anuncio, Ankara lanzó una ofensiva en el enclave kurdo de Afrín bajo el nombre “Rama de Olivo” y apuntaba a eliminar a los terroristas en la región.

SPUTNIK